No había viento a favor en absoluto… ni que lo hubiéramos hecho a posta… el del tridente y el rabo estaba muy enfadado… y no paraba de enredar. Cada vez le ponemos más de los nervios y eso se nota… las pataletas de niño pequeño y la rabia le salen, pero es un iluso porque nunca llega la sangre al río …..NUNCA.

Esta vez se había puesto en ello, las cosas como son ….. una hija en el hospital, bebé con el dorsal puesto para nacer, otro aun en la tripita de mami desde hace pocos meses pero con necesidad de reposo, afonías incipientes y anginas, ojos con derrames, fiestas de fin de curso de colegios de Majadahonda, lo que limitaba no sólo a las maravillosas profes que tenemos en el coro  su posibilidad de cantar y hacer el concierto muy a pesar nuestro, sino también la gente que iba a venir y participar….y el remate: había  partido de fútbol!!! Casi ná, oiga……

Aun así apostamos fuerte, a pesar incluso de la prueba de sonido en la que lo que era una hora se convirtió en dos, con fundido de plomos incluido y que parecía que nunca iban a ponerse de acuerdo los micrófonos, las voces y los instrumentos….sí, señor, un órdago a la grande le echamos.

Y salimos… previa bendición de Don Pedro, corta pero concisa “el trabajo ya lo habéis hecho estos meses ensayando …ahora a disfrutar, relajaros y el público os seguirá”, dando palmas,  sonrisa de oreja a oreja y blanco inmaculado en la vestimenta,  mientras sonaban los compases de la primera canción, en filas y por orden viendo las caras de expectación….familiares, amigos, y personas anónimas que se merecen lo mejor de nosotros. Y la Iglesia llena.

Hubo muchos momentos… debut de cinco solistas fabulosos y con el corazón en las cuerdas vocales que dieron todo lo que tenían dentro… el testimonio del Hogar de la Madre, para quienes iba la recaudación del concierto que no pudo agradecer más a todos los presentes su colaboración… la participación de Jesús Cabello, cantante y compositor cristiano, como artista invitado, un lujo añadido,  que nos deleitó  junto con Matina  y el coro, con una de sus canciones a la que ella había hecho unos arreglos increíbles que hasta a Jesús le habían sorprendido como la gran creadora que es, y es que Matina es mucha Matina …….. y una “conversación entre amigos con la misma experiencia de fe” que no entrevista entre ellos, en el escenario, sentados en unos taburetes, sobre el compromiso cristiano y el encuentro mágico con Él, que le llegó a todos y cada uno de nosotros, y al público que les observaba y asentía con la cabeza.

IMG_5830

Sabe a poco… hay mucho trabajo y esfuerzo detrás de cada concierto, mucho; nunca olvidemos que somos aficionados,  y se pasa taaaaaaaaan rápido, que te da penita cuando después del bis tienes que decir adiós… eso sí sales de la Iglesia y te encuentras con abrazos emocionados, de tus compis de la gente…..es tanta la sensación de plenitud y de haber hecho la mejor jugada con las cartas que te tocaban esta vez en el reparto, que no eran las mejores ni las más favorables desde luego…..y de haber ganado la partida a pesar de todo, sin descartes.

Como la canción de Matina “Vencerá”, que  sonó como un himno, después de lo que había incordiado el del tridente y que cantamos tan convencidos y tan  firmes, le dejó claro quién ganaba …..porque estamos “En sus manos” y Él SIEMPRE …..”Vencerá”…sí VENCERÁ!!!!!!.